Borda Lüsia, parada obligada del Valle de Aran

Borda Lüsia, parada obligada del Valle de Aran

El Valle de Arán (Era Val d´Aran en aranés), que constituye básicamente el valle de la cabecera del río Garona, se encuentra en el extremo occidental de los Pirineos catalanes, en el ángulo NO de Cataluña. Tiene la particularidad -única en España- de ser un valle atlántico dada su situación al N de los Pirineos, abierta a los llanos de Aquitánia, hacia donde se dirige el río Garona, que desemboca en el Atlántico, cerca de Burdeos.

Esta situación tiene una clara incidencia en los aspectos físicos y humanos del Valle. El clima es plenamente atlántico y sus habitantes hablan el aranés, una variante del gascón, de la familia lingüística del occitano. La cocina aranesa tiene, de una parte, algunas analogías con la vecina cocina francesa: los patés, civets y algunos postres como las crespets, conocidas también como pastères o pescajons. De otra parte, la especial climatología del Valle condiciona sus características: unas gentes rodeadas de nieve durante gran parte del año necesitan una alimentación consistente. Las sopas, los potajes y los estofados son numerosos. Y merece especial atención l´olla aranesa. La cocina aranesa utiliza principalmente los productos propios del valle: las carnes de bovino y ovino, las truchas, las setas, las frutas del bosque….

En un extremo del municipio de Bóssost, en pleno Valle de Arán, nos encontramos la Borda Lüsia. Su propietaria, Pepita Averós, regenta este estupendo establecimiento desde hace ya 14 años. Se trata de una borda, construcción típica aranesa de piedra y pizarra, acogedora, decorada con gusto y con una carta muy bien seleccionada. Es uno de los establecimientos más recomendables de Bóssost. Mª Carmen Araujo, al frente de los fogones, rinde culto a la tradicional cocina aranesa y se encargará de que todos los platos que ustedes pidan estén en su punto. La buena mesa se fundamenta en una primera materia de calidad, y en este caso (como ocurre generalmente en todo el Valle) la calidad no ofrece ninguna discusión.

Si la suerte les acompaña en su visita a la Borda Lüsia y la Olla Aranesa está en la carta, no lo duden, pídanla, los amantes de la cuchara quedarán plenamente satisfechos ya que se trata de uno de los mejores platos de la casa. Si por el contrario usted prefiere un plato frío, los patés de la borda regalaran su paladar con unos sabores exquisitos. A continuación sus carnes a la brasa, de primera calidad, cocinados en el mismo comedor bajo el experto cuidado de las dos anfitrionas. El gusto por lo sencillo, el buen hacer y un servicio atento y familiar hacen posible aquel general deseo de comer bien a precios razonables. La carta de vinos es también amplia y no tendrán problemas para elegir aquel caldo que más les convenga según su comanda; los hay tintos, blancos, rosados y también cavas.

Turismo

Related Posts

La villa de Sitges

La villa de Sitges

Flandes, grandes ciudades del arte

Flandes, grandes ciudades del arte

Castro Urdiales: Historia y belleza en la costa cántabra

Castro Urdiales: Historia y belleza en la costa cántabra

Altafulla: turismo de calidad en la costa dorada

Altafulla: turismo de calidad en la costa dorada

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *