Castro Urdiales: Historia y belleza en la costa cántabra

Castro Urdiales: Historia y belleza en la costa cántabra

Conocida también como Flavióbriga por localizarse aquí un asentamiento romano, Castro Urdiales formó parte de la poderosa hermandad de las Cuatro Villas de la Costa del Mar. Ha sido cuna de ilustres músicos, como Dúo-Vital y el célebre director de orquesta Ataulfo Argenta, y posee el delicado encanto de un pueblecito marinero y pesquero de tradición ilustre y señorial ambiente turístico, salpicado por la belleza de las playas de Ostende y Brazomar.

Castro Urdiales conserva una interesante puebla vieja, con callejuelas de gran sabor que invitan al paseo antes del disfrute de uno de los principales atractivos de la villa: su gastronomía. La cocina castreña conquista con sus besugos y caracoles, acompañados por los productos de la pujante industria conservera del municipio. Entre ellos, los que gozan de mayor reconocimiento son las anchoas en aceite de oliva.

Castro Urdiales monumental

La ciudad ofrece además una edificación popular muy característica, con balconadas de madera orientadas a los jardines del parque de Amestoy. El conjunto urbano de la puebla castreña tiene origen medieval y logró en 1978 el reconocimiento como Conjunto Histórico. Su patrimonio monumental está formado por la iglesia de Santa María, -la mejor obra gótica de Cantabria (construida entre los siglos XIII y XV)-, el castillo-faro que se ubica junto a ella y el bello puente medieval y la ermita de Santa Ana. El conjunto constituye la imagen más representativa y hermosa de la localidad, que en épocas más recientes se vio enriquecida con las obras de Eladio Laredo (prestigioso arquitecto castreño), entre las que sobresale el palacio Toki-Eder. Fue construido en 1901 por encargo de Luis de Ocharán y es de estilo modernista clasicista a modo de villa italiana, siguiendo la corriente historicista de la época.

Castro Urdiales cuenta asimismo con testimonios de arte rupestre de incalculable valor, caso de la cueva de la Peña del Cuco. El yacimiento se encuentra en la costa y presenta grabados rupestres muy finos del Paleolítico superior (hace 12.000 años), que reproducen ciervos, caballos y cabras. Igualmente digno de mención es el yacimiento romano de Flavióbriga, que ocupa todo el subsuelo bajo la actual ciudad de Castro, a unos dos metros de profundidad.

Fiestas tradicionales

Las fiestas castreñas son especialmente populares en Cantabria. Gentes de todas partes acuden cada año a la villa atraídas por la vistosidad del Coso Blanco -desfile nocturno de carrozas que se celebra el primer viernes de julio-como colofón a la Semana Grande que comienza con la hoguera de San Juan. El dramatismo y la espectacularidad de la Pasión Viviente, en Semana Santa, así como San Andrés -30 de noviembre-, fiesta marinera en la cual tiene especial interés la gastronomía con degustación de los platos típicos de esta fecha: los caracoles y el besugo. Todas ellas declaradas de interés turístico. No podemos olvidar otras citas importantes del verano como son: El Carmen, el 16 de julio o La Asunción, el 15 de agosto, con la celebración del popular Concurso de Marmitas.

Castro Urdiales lúdico-cultural

Es importante mencionar su amplia oferta cultural: conciertos, exposiciones y cursos a lo largo de todo el año, destacando en la época estival las visitas guiadas, los cursos de verano de la Universidad de Cantabria, que se celebran en el Centro de Exposiciones y Congresos de la Residencia, así como los conciertos y actuaciones del Festival Internacional de Santander y de la Fundación Albéniz.

Su privilegiada situación hace que sea una ciudad óptima para la práctica de cualquier deporte ofreciendo a los visitantes la posibilidad de realizar diferentes actividades tanto en el mar como en la montaña, como pueden ser la vela, paseos en barco, senderismo, bicicleta, buceo o remo, siendo éste último un deporte muy arraigado en el norte de España con sus populares regatas de traineras.

Desde el punto de vista natural, en el municipio podemos disfrutar de parajes naturales de gran belleza tanto a lo largo de la costa, donde se alternan titánicos acantilados con suaves playas (Oriñon, Arenillas, Mioño), como en el interior, realizando diferentes recorridos a pie a través del monte Cerredo, Ventoso, Peña Santullán, etc.

Castro Urdiales dispone de una amplia gama de establecimientos hosteleros: hoteles, campings, restaurantes, cafeterías, que ofrecen a los visitantes un servicio de calidad y tradición.

Turismo

Related Posts

La villa de Sitges

La villa de Sitges

Flandes, grandes ciudades del arte

Flandes, grandes ciudades del arte

Borda Lüsia, parada obligada del Valle de Aran

Borda Lüsia, parada obligada del Valle de Aran

Altafulla: turismo de calidad en la costa dorada

Altafulla: turismo de calidad en la costa dorada

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *