La villa de Sitges

La villa de Sitges

En el sector litoral barcelonés, conocido como Costa del Garraf, y al pie del macizo del mismo nombre, se encuentra Sitges, una bella población de tradición marinera, pionera del turismo en Cataluña. Para llegar a ella desde Barcelona, el viajero dejará atrás un bellísimo sector costero caracterizado por una serie de acantilados que caen vertiginosamente sobre el mar y algunas pequeñas calas que van dando un peculiar perfil a este tramo de la fachada marítima catalana. Además de por sus indudables atractivos paisajísticos, derivados de la condición costera y mediterránea de esta población, Sitges se ha convertido en un destino turístico principal gracias al carácter abierto y tolerante que la caracteriza. Y es que en sus calles se entremezclan personas de distinta índole que aportan al lugar una agradable sensación de diversidad donde cada cual puede sentirse a gusto. Un auténtico cóctel de variedades compartiendo escena.

La villa de Sitges mantiene una activa vida cultural y lúdica, ofreciendo una amplia oferta en ambos sentidos. Si hablamos del patrimonio monumental de Sitges, hemos de referirnos necesariamente a su iglesia parroquial dedicada a Sant Bertomeu y Santa Tecla, que configura la imagen más característica de la población: La Punta. Cerca se encuentra el Palau Maricel, que contiene interesantes muestras del arte medieval, renacentista y barroco. Y el Cau Ferrat, que alberga una notable colección de pintura con obras de artistas como Picasso, Zuloaga, o Isidre Nonell entre otros. El Cau Ferrat fue uno de los centros de reunión de la bohemia modernista durante la época en la que sirvió de casa-estudio a Santiago Rusiñol, una de las figuras más representativas del modernismo catalán. Otro edificio importante es la neogótica Casa de la Vila o el “Palacio del Rey Moro”, de origen medieval. Alrededor de la plaza del Cap de la Vila se agrupan un conjunto de casas residenciales que constituyen una interesante muestra de arquitectura romántica, ecléctica y modernista. Otra cita museística se concreta en el Museo Romántico Can Llopis, una casa de finales del s. XVIII que refleja la forma de vida de una familia de catalanes que vivió con esplendor los años del Romanticismo. Sitges es escenario año tras año de actividades tan prestigiosas como el Festival Internacional de Cine de Catalunya o el Sitges Teatro Internacional. Es famosa su Fiesta Mayor, reconocida como de interés nacional, y también lo son sus playas y sus puertos deportivos. La vida nocturna de Sitges está avalada por siete discotecas, cincuenta bares musicales, pubs y cafés que muestran al visitante el carácter desenfadado, abierto y festivo que la caracteriza.

A LA HORA DE COMER

La oferta gastronómica de Sitges tiene sabor mediterráneo. Y si hay una afirmación constante que se repite entre quienes pasan unos días en la villa, es la de que en esta localidad catalana se come muy bien. Sus restaurantes ofrecen lo mejor de una cocina tradicional de pescadores, con especialidades como los “ranxos” marineros y “suquets”, las fideuadas y “rossejats” o el arroz a la sitgetana, parecido al arroz a la cazuela. Son exquisitos los “all cremats”, que requieren que el ajo esté muy bien frito antes de cocinar en ese aceite pescados y mariscos. Durante la temporada de la escarola se prepara el plato más popular de Sitges, el “xató”, una auténtica delicia para el paladar. Los menús de Sitges se riegan con los buenos vinos y cavas del Penedés y se completan con la dulce malvasia.

Turismo

Related Posts

Viajes de Navidad por Europa: una maravillosa forma de relajarse

Viajes de Navidad por Europa: una maravillosa forma de relajarse

Flandes, grandes ciudades del arte

Flandes, grandes ciudades del arte

Castro Urdiales: Historia y belleza en la costa cántabra

Castro Urdiales: Historia y belleza en la costa cántabra

Borda Lüsia, parada obligada del Valle de Aran

Borda Lüsia, parada obligada del Valle de Aran

No Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *